¡Los bancos no te pueden quitar tu casa, así no tengas con qué pagarla!

Cada vez que dejamos de pagar las cuotas del crédito con que compramos la casita, pensamos que pronto el banco se nos vendrá encima para quitárnosla. Aquí te explico cómo evitar que te rematen tu casita aunque no tengas cómo pagarla.

img

Lo único que tenemos seguro en la vida es la muerte. Por ende, desde el ejecutivo más prestigioso hasta el obrero más raso pueden pasar por una mala situación financiera por un periodo de amplio tiempo. Esto seguramente significaría el incumplimiento en el pago de tus deudas a los bancos y, en el peor de los casos, dejar de pagar lo más importante: la casita. Porque “tener casa no es riqueza, pero no tenerla sí es mucha pobreza”.

Si estás pagando tu casa y te quedas sin trabajo, no empieces a pensar en venderla antes de que los bancos te la quiten, al final del día esto siempre termina mal y la mafia alrededor de este mercado acabará pagándote cualquier centavo por muchos años de esfuerzo. Pero para que esta historia sea útil a todas las personas hay que dividirla en dos contextos: los que se acaban de quedar sin trabajo y los que ya están en cobro jurídico con los bancos a espera del remate de la casita. Entonces veamos los dos escenarios.

Si te acabas de quedar sin empleo:

Lo peor que puedes hacer es dejar de contestar el teléfono y jugar al desaparecido. En ningún caso, ante el inminente incumplimiento del pago de la cuota de tu casa, debes asustarte. Por el contrario, siéntete con calma y escribe una carta al banco explicándoles por qué no vas a poder pagar tu cuota. Además, como aún estás al día, en dicha carta tienes el derecho a exigir varias formas de no incumplir el pago. Algunas de estas opciones podrían ser:

  1. Reestructuración de la deuda: implica cambiar las condiciones iniciales en las cuales fue pactado el crédito. Es decir, cambios en la tasa de interés, en el plazo máximo de pago del crédito, entre otras.
  2. Aplazamiento de un número determinado de cuotas: significa que el banco te brinda un tiempo especial para pagar el número de cuotas que informes y que no podrán ser canceladas en las fechas establecidas inicialmente.
  3. La propuesta que se ajuste a tu situación económica: no es un juego, puedes proponer la forma de pago que se ajuste a tu situación actual, cualquiera que sea, y el banco está en la obligación de evaluarla y aceptarla o realizar contrapropuestas.

El camino puede ser un poco más largo, recuerda ser muy perseverante. Si el banco decide no aceptar tus propuestas, vas a tener que exponer tu situación mediante una carta ante la Superintendencia Financiera. No pierdas la paciencia, bien asesorado vas a salir ganando. Si una vez recibida la respuesta de la Superfinanciera el fallo está a tu favor, el único efecto contrario que recibirás es que el banco lo marque como reestructurado, eso va a quedar en tu historial crediticio por unos seis meses y no serás sujeto de crédito por este tiempo para otras entidades financieras. ¿Qué más da? Al fin y al cabo estás en crisis y no debes andar buscando más deudas. Si por el contrario la Superfinanciera fallara en tu contra, debes seguir con las recomendaciones de la siguiente sección.

Si ya estás en cobro jurídico (incluyendo espera de fecha de remate):

En este caso vas agradecer, en muchas ocasiones, las ineficiencias del sistema judicial. Si te llaman a conciliar, por favor asiste y propón la solución que se ajuste a tus capacidades. Eso sí, no te comprometas con algo que no vas a poder cumplir. Si no asististe a las conciliaciones, sin importar cuan avanzado esté el proceso jurídico, la solución aún está a tu alcance. Lo que debes hacer es escribir una carta al banco con copia a la Superfinanciera, explicándoles y exigiendo las siguientes situaciones y en el orden que se presenta a continuación:

  1. Causal principal por la cual se dejó de pagar el crédito.
  2. Razones por las cuales en este momento puedes empezar a pagar el crédito.
  3. Las condiciones en las cuales puedes empezar a pagar el crédito.
  4. Suspensión inmediata del proceso jurídico.

Es muy importante que tengas claro cuánto puedes empezar a pagar, y exije que las condiciones sean las que estás presentando. No vayas a permitir que el banco te fije cuotas más altas de lo que puedes pagar, en este punto el problema es más del banco que tuyo. Por nada del mundo olvides cerrar el la carta con la siguiente frase:

“La solicitud anteriormente presentada, se sustenta en el fallo de la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil con referencia STC6968-2015 Radicación No. 76001-22-03-000-2015-000-02 del 4 de junio de 2015”.

En caso de que el banco y la Superfinanciera “se hagan los de las gafas”, es decir, respondan de manera contraria a tus intereses, el siguiente recurso será instaurar una acción de tutela. En ella expon tu voluntad de normalizar tu obligación hipotecaria, además, las negativas por parte del banco para brindarte una salida que se ajuste a tus posibilidades actuales, entre otras, cuotas más altas de tu capacidad de pago, periodos más cortos, tasas más altas, etc. No olvides adjuntar la carta que enviaste al banco y/o a la Superfinanciera y las respuestas recibidas de parte de estos entes. Asimismo, solicita y adjunta una copia del estado del proceso jurídico. El objetivo principal es evidenciar al juez que las instancias de conciliación, sin importar la causa, ya han sido superadas. En la tutela debes mencionar los derechos fundamentales que te han sido violados; te propongo que presentes al menos los siguientes:

  1. Derecho a la vivienda digna.
  2. Derecho a la honra.
  3. Por conexidad, el derecho a la salud.

En la tutela es fundamental presentar los fallos jurídicos que se han producido alrededor de estos temas, en especial, el fallo de la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil con referencia STC6968-2015 Radicación No. 76001-22-03-000-2015-000-02 del 4 de junio de 2015.

Recuerda que aunque suene sencillo, no lo es. Deberás gastar tiempo, no mucho dinero, pero deberás ir a todas estas entidades “en plan rodilla”. No debería ser así, pero todo por salvar la casita. Si por alguna razón el juez falla la tutela en tu contra, le queda la apelación de la misma frente al superior en rango al juez que inicialmente falló tu tutela y en el peor de los casos la Corte Suprema de Justicia.

Para todos los efectos mencionados en esta columna, te recomiendo que acudas al consultorio jurídico de alguna de las universidades más cercana a tu ciudad. Allí te deben orientar acerca de todos los trámites jurídicos y te podrán ayudar en la redacción de los documentos mencionados. Lo mejor de esto es que es de manera gratuita.

Expuesto lo anterior, entiende entonces que si te dejas quitar tu casa la culpa será únicamente tuya. Así que manos a la obra y recuerda las siguientes premisas:

  1. El negocio de los bancos no es rematar inmuebles, esto les genera costos adicionales a su operación. Por lo tanto, ellos van a preferir el peor arreglo de cartera que el mejor pleito jurídico.
  2. Siempre actúa de manera preventiva, no te escondas y responda a cada una de las llamadas de los bancos. Eso sí, ¡no te dejes presionar! Tienes todo a tu favor.
  3. Propón una forma de arreglo que puedas cumplir. Si después de arreglar incumples, vas a deteriorar la confianza que el sistema financiero depositó en ti.
  4. Si debes más del 30% de tu crédito de vivienda el problema principal es del banco, si es al contrario el problema principal lo tienes tu.

Recuerda que “la perseverancia vence lo que la dicha no alcanza”. En el peor de los casos, y con toda la dilación de tiempos creada por el proceso, ya habrás recuperado tu músculo financiero o encontrarás una solución contable que te permita perder lo menos posible. Al final del día “del ahogado, aunque sea el sombrero”.

(fuente)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s