8 SIMPLES TRUCOS PARA DEJAR LA PEREZA

Dejar la pereza no es imposible, aprende cómo dejarla en 8 simples pasos.

La pereza es una desagradable aflicción que afecta a la gran mayoría de seres humanos. Todos la hemos sentido, sabemos que esta es la responsable número uno por la cual no alcanzamos nuestro máximo potencial, y a pesar de todos los beneficios que podrías obtener si la superas, prefieres seguir haciendo scroll en tu celular, procrastinando mientras pasa el tiempo.

Recuerda:

“La persona exitosa tiene el hábito de hacer las cosas que a los fracasados no les gusta hacer. A ellos no es que les guste hacerlas pero su desagrado es controlado por el deseo de lograr la meta final”: E.M Gray

El éxito es el resultado de pequeñas tareas hechas a lo largo del tiempo.

La clave de todo esto se encuentra en darle la importancia que se merece a las pequeñas tareas. Muchos pensarán que el éxito en la vida consiste en grandes eventos o decisiones, pero la realidad es que este es el resultado del cumplimiento de pequeñas tareas por un periodo largo de tiempo.

La gente perezosa permite que las pequeñas tareas no sean realizadas durante mucho tiempo. Las personas exitosas hacen que esas pequeñas tareas sean rápidas, indoloras y eficaces. A continuación tienes 8 sencillos ejercicios para dejar la pereza a un lado y finalmente ser exitoso:

1. Sé organizado:

ser organizadoEl aspecto más importante para dejar la pereza es ser organizado: muchas veces quieres hacer algo productivo pero el desorden y la basura hacen que parezca imposible comenzar.

Un espacio agradable, limpio y organizado de trabajo te permite ser más productivo, un lugar desordenado te invita a quedarte en el sofá. Separa unas horas al día para organizar tu puesto de trabajo, tu computadora, tu habitación y todos los espacios en los que pases la mayor parte del tiempo.

2. Haz una lista de tareas pendientes todas las noches antes de dormir:

lista de actividadesEs imprescindible escribir tus metas para que puedas visualizar exactamente lo que hay por hacer. Cada noche haz una lista de tareas pendientes en un cuaderno y escribe las cosas que se deben lograr al día siguiente.

Desde pequeñas tareas como ir al banco hasta las grandes tareas como terminar proyectos. Todo lo que hay que hacer tiene que ir en la lista de pendientes. Ninguna tarea es demasiado grande o demasiado pequeña para no ir en esta lista.

Comprométete a cumplir con las tareas que tienes en esta lista de pendientes, cumplir con esto hará que dejar la pereza sea una actividad bastante sencilla.

3. Completa tu lista de tareas pendientes a primera hora en la mañana:

trabajo en la mañana¿Qué hacer con ese remordimiento de saber que tienes algo pendiente, pero no quieres hacerlo? La única manera de deshacerse de él es ejecutar, ejecutar sin pensar en el desagrado que tienes.

Empieza con la tarea más difícil, ya que por lo general requiere más tiempo y dedicación, y de último deja las tareas más fáciles o que, por lo general, requieren menos tiempo. Mientras más pienses en cuan tortuoso es hacer algo más difícil será que lo lleves a cabo.

4. Vístete de acuerdo a la ocasión:

vístete para la ocasiónLa forma en que te vistes contribuye a la pereza que sientes: el uso de un par de pantalones cortos y sandalias no hace que alguien quiera trabajar. Por otro lado, el uso de una camisa de botones elegante y una corbata puede hacerte sentir productivo, te dan ganas de tener compromisos.

Vístete para el éxito teniendo una mentalidad positiva y productiva. Recuerda que cómo te ven, te tratan.

Lo más importante de este punto es entender el mensaje que le estás enviando a tu cerebro. No se trata de lo que piensen los demás, sino el mensaje que te estás enviando tú mismo.

5. Sé consciente del tiempo que tienes:

tiempo que tienesCada mañana ten presente la hora en la que te levantas y la hora en la que empiezas a llevar a cabo tus tareas. El hábito y tu rutina es lo que separa la pereza de tu productividad.

Cuando tienes una rutina es fácil cumplir con tus responsabilidades y compromisos, ya sabes lo que tienes que hacer y no tienes tiempo para sentarte a ver tu celular o para acostarte a ver tus series favoritas.

Inicia una rutina, establece horarios específicos para iniciar y cumplir con tus metas. En otras palabras aprende a administrar tu tiempo, metas y objetivos. Cuando controlas el tiempo que gastas haciendo tus actividades, te conviertes en un administrador de tu vida, la cual empezarás a organizar, inclusive de forma inconsciente.

6. Mantén una libreta de notas:

libreta de notasNo alcanzas a imaginar los beneficios de tener una libreta a la mano: ¿Alguna vez has tenido una grandiosa idea mientras estás conduciendo, caminando, sentado en un tren o en algún lugar donde no estás preparado para actuar sobre esta?

Mantener una libreta, agenda, o hasta el tomador de notas de tu celular te permitirá actuar sobre estas ideas, recordar compromisos, y administrar tu tiempo.

Recuerda que la diferencia que existe entre la pereza y el éxito es la decisión de actuar en esas pequeñas actividades que parecen insignificantes para todo el mundo.

7. Disfruta de un domingo perezoso:

domingo perezosoLa sensación del deber cumplido luego de una semana productiva solo puede ser recompensada con un domingo de disfrute.

La mayoría de los negocios están cerrados los domingos, así que aprovecha este día para recargar energías y empezar un lunes lleno de vitalidad. Ten presente que recargar energías no significa quedarte acostado en la cama, esto atrae pasividad a tu vida y lo que estamos buscando es dejar la pereza, no atraerla. 

8. Delega las tareas desagradables:

delegar tareasLa pereza es no hacer lo que sabes que debes hacer: llamar a servicio al cliente, ir a la oficina de correos y enviar una carta, llamar clientes, ir al banco, entre muchas otras actividades.

Cuando realmente quieres hacer algo no existe excusa alguna que evite que empieces, para el resto de actividades, existen personas que te pueden ayudar. Simple.

Tener un asistente personal, compañero de trabajo, secretaria, esposa, novia, o asistente virtual que te ayude con estos compromisos te mantendrá fresco para las tareas con las cuales realmente debes cumplir.

No obstante, no olvides que no todo lo puedes delegar y que lo más importante no es hacer las cosas simplemente por cumplir, sino por adquirir una experiencia y hacerlas de una buena manera.

(fuente)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s